Se trata de un nuevo concepto de Limpieza. Partiendo del agua de grifo electroquímicamente modificada, permite limpiar y desinfectar a la vez.

Tiene la potencia de los limpiadores más fuertes, la inocuidad del agua, y un poder de desinfección superior al de los más potentes bactericidas, fungicidas y virucidas.

Por sus características, el agua ionizada actúa 3125 veces más rápido que el cloro y es 184 veces más eficaz.

Recientemente se ha conseguido la producción de equipos que mantiene la estabilidad de esta agua durante 48horas y un poder remanente superior a las 24horas, eliminando el 99.97% de bacterias, virus, agentes patógenos.

Es segura de usar y no deja residuos. Al no emitir los vapores propios de los productos de limpieza, contribuye eficazmente a la mejora de la calidad ambiental siendo esta, solo una de las ventajas que aporta en la limpieza e higienización de superficies.

 

Ha sido aprobada por la agencia de protección ambiental (EPA) en EE.UU como producto de contacto alimentario. Este sistema empezó a usarse en EE.UU y es ampliamente utilizado en hospitales, centros de salud, colegios, residencias, hoteles e industria alimentaria.

Las regulaciones de poder legislativo en EE.UU y también las que se derivan de la U.E están poniendo en dificultad la limpieza a través de productos químicos.

Por otra parte el riesgo para los profesionales de la limpieza, el riesgo para las superficies, el coste del retorno de envases que debe realizarse de forma controlada y la toxicidad para el ambiente o para las superficies pone en dificultad el uso de los productos químicos.

Las regulaciones especiales para el sector hospitalario y alimentario hacen que muchos de los componentes utilizados en la formulación  de los químicos que se utilizaban para limpieza se hayan prohibido o regulado.

 

Estos sistemas de limpieza a base de agua ionizada estabilizada, están aprobados por la EPA, FDA,OSHA, UL, CSA.

Se atribuye al agua ionizada las siguientes propiedades: Bactericida, esterilizante, virucida, microbicida y desodorante.

Se ha podido comprobar que el agua ionizada es capaz de inactivar incluso el Acinetobacter baumannii, Clstridium difficile (“C. difficile”) tanto en condiciones de laboratorio como de campo.